OBSERVACIONES SOBRE LAS VARIACIONES DEL CONTENIDO DE SILICIO EN LOS TEJIDOS

OBSERVACIONES SOBRE LAS VARIACIONES DEL CONTENIDO DE SILICIO EN LOS TEJIDOS

Comparte:

Loïc Le Ribault

Amén del problema actual representado por un aporte deficiente de silicio en nuestra alimentación, los niveles de este elemento en el organismo pueden variar por diversas causas:

 

Según el sexo

 SEXO

Gohk y School (citados por Desmonty 1988), observaron un 35% menos de silicio en el tejido muscular de la mujer que en el del hombre. Charnot y Perez observaron lo contrario en las ratas: las hembras adultas tienen tasas más elevadas que los machos. En general los hombres tienen una tasa de silicio más elevada que las mujeres según Loeper.

 

Según la edad

 

Monclaux, Murray y Loeper han señalado un descenso general de los niveles de silicio en el cuerpo en el curso del envejecimiento. En el hombre fueron examinadas por Loeper aortas normales y patológicas extraídas en el transcurso de autopsias de sujetos de todas las edades incluidos bebes y niños. Se encontró una tasa de silicio 4 veces más elevada en los niños que en las personas de edad. Esta disminución empieza a los 10 años, siendo más remarcable a partir de los 35-40 años. Así, por ejemplo, la tasa de silicio en los tejidos tegumentarios disminuye un 30%; En el timo sucede lo mismo según Murray. James Duke (1998) señala que con la edad y el descenso de los estrógenos disminuye la absorción del silicio lo cual a su vez determina la tendencia a la descalcificación potencialmente típica de la menopausia. Con la edad disminuye la absorción intestinal del silicio (Desmonty 1988).

 

Según el tipo de tejido

 

En 1966 el investigador Loeper informa del resultado de las tasas de silicio presentes en diferentes tejidos de ratones, conejos y del hombre. Pudo constatar que los órganos ricos en tejido conjuntivo y elástico contienen mucho más silicio que el resto.

 

En ciertas patologías

 

  • Tuberculosis: En la tuberculosis se produce una pérdida acelerada del silicio contenido en el organismo, lo cual condujo diversas experiencias terapéuticas con silicio en estos casos desde los albores del siglo XX.

  • Cáncer: En el cáncer, Remmets ha constatado un descenso significativo de la tasa de silicio en el tejido conjuntivo.

  • Ateroesclerosis: Loeper y Golan estudiaron la relación entre la tasa de silicio en el tejido aórtico y la ateroesclerosis, constatando que toda infiltración lipídica, conlleva una disminución de silicio en las paredes arteriales.

  • Por otra parte, un estudio llevado a cabo por la Dra.Desmonty en 72 personas de más de 61 años, ha demostrado que en las arterias afectadas de ateroesclerosis, la tasa de silicio es 14 veces inferior a la que se puede medir en las arterias exentas de ateroma. Este déficit afecta sobre todo las capas llamadas íntima y media. El silicio le confiere su flexibilidad a las arterias. (Desmonty 198819) y es uno de los elementos constantes en la estructura de las paredes vasculares sanas.

  • En patologías óseas: En primer lugar debemos resaltar que al comienzo de los procesos de desmineralización es la tasa de silicio lo primero que disminuye drásticamente: hasta un 50% mientras que la del calcio y el azufre sólo caen en un 5 a 8 % (Desmonty 1988). En diversas patologías óseas se constata una pérdida progresiva del silicio por parte del hueso: osteomalacia, tuberculosis ósea, osteosarcoma.

 

 

​ ​